Registro



Mi acercamiento a la fotografía fue mas bien casual. A los 8 años mi Mamá Guille y mi abuelo Mario, padres de papá me regalaron una polaroid fiesta y desde entonces tuve gran curiosidad por como se podía capturar un momento y que eso quedara ahí perenne. Ese momento y no otro.
 Como todo lo demás en mi vida a lo largo de los años lo he encarado con puro corazón, mucha voluntad y casi nada de talento. El esfuerzo ha valido la pena y ahora después de muchos cursos, errores y ajuste visual he logrado una especie de sensibilidad o estilo propio. Estoy muy interesada por el auto-retrato, en algún momento me explayare en esto y en el proyecto que estoy desarrollando en el taller de Rosana Simonassi. El otro día  hablando con un chabon lindon y genial que me copa un montón exponía, por enésima vez (Descubrí hace poco un hermoso defecto de mi persona que consiste en la reiteración de anécdotas) porque mi interés en la fotografía como canal explorador del ser. Ay si, todo eso. Yo te hago de todo un gran tema así que te explico lo que sea: El mundo es un lugar incontrolable, hostil y cruel. Y con la fotografía uno tiene por un microsegundo el poder de capturar solo lo que uno desea de la realidad. Y cuando pase el tiempo, ese recorte de la realidad va a ser lo que recordemos. Por ejemplo en las HERMOSAS fotos que saco el campeón de Daniel Bouix en el estudio de grabación. (Dan te zarpaste te quedaron espectaculares.) En un año, diez, quince, nos vamos a acordar con los geniales músicos que me acompañaron de la sensación del silencio del lugar, de la calidez del sonido, de que estuvimos ahí haciendo lo que nos gusta.
No nos vamos a acordar de que nos cagamos mojándonos, que era un Domingo a las 15:00, que estuvimos bocha de horas y de que terminamos secando un par de medias en un caloventor. Nos vamos a acordar de que salió lindo, que eso nos acerco, que nos hizo un toque mas amigos. Porque hacer música con otro es re intimo, casi casi mas que coger te diría.
Y eso es lo groso de la foto. Aunque ya sé ortodoxos del orto, si del orto. que ya la fotografía contó todo lo que tenia que contar, que ya se hizo todo en el mundo, que ya esta en un lugar de vacío y que no queda mas por innovar. Bueno te pido mildis y me quedo con lo chiquito. Con la pasión de Bottegoni tocando la fender, con la sonrisa de Isma,  con el recuerdo de mi misma, muy contenta de estar ahí cantando y flasehando con todos los artefactos del estudio.
La grabación fue en el estudio Sonidero Vintage, un muy lindo estudio super equipado. Les dejo el link, Gracias loco, nos hicieron sentir como en casa. Abrazo fuerte.


























 Short- DIY / Camisa-MIXXO / Musculosa DIY- Complot / Corpiño- Calvin Klein / 
Sandalias- María Laloc / Collar- Regalo de Mariu

No hay comentarios:

Publicar un comentario